Cuando Ciudadanos fue uno de los artífices de que el Partido Popular gobernase en España, se las prometían muy felices. De hecho, uno de los puntos por los que sacaban pecho era por haber hecho firmar al partido en el gobierno una serie de acuerdos a partir de los cuales la regeneración democrática que proponían iba a ser uno hecho. Sin embargo, como suele pasar dentro del juego de la política, no solo no se han complicado algunos acuerdos firmados sino que los que no se han cumplido son los más sensibles teniendo en cuenta la filosofía y la ideología del partido conservador.

Albert Rivera se quiere desmarcar de la corrupción

Este es el objetivo primordial que persigue el líder de la formación naranja. Y es que esta era una de las bases de su programa electoral. Terminar con todo rastro de corrupción en las instituciones. Por ello, y a tenor de lo que está sucediendo en el caso auditorio, se están planteando romper su acuerdo con el Partido Popular y buscar apoyos en otras fuerzas políticas. Un duro golpe, todo hay que decirlo, ya que Ciudadanos basaba en el apoyo a la derecha española gran parte del éxito que podía tener dentro del panorama político del país.

En consecuencia, y como ya ha afirmado sin ninguna clase de tapujos, no tendrá ningún problema en tender la mano a algunas fuerzas políticas que no son de su agrado. Con esto nos estamos refiriendo que buscará apoyo en el PSOE y, puntualmente incluso en Podemos. De hecho, el primero de ellos es algo a lo que ya acudieron en un primer intento de crear un gobierno en España. Más complejo, aunque no imposible viendo los últimos giros, parece encontrar el apoyo de la formación de Pablo Iglesias aunque habrá que ver cómo responde ante esta llamada el líder de los morados.