Los aficionados al mundo del fútbol en general y los aficionados del Celta de Vigo y del Real Madrid en particular, tienen una cita inexcusable esta tarde en Balaídos. Y es que, tras tener una liga especialmente apretada, el encuentro de hoy lo puede decidir absolutamente todo.

Actualmente el Real Madrid tiene un partido menos que el Barcelona pero como este último le tiene ganada la diferencia por goles, el club blanco, sin esperar que el conjunto blaugrana caiga derrotado este fin de semana, se ve obligado a ganar los dos encuentros que le quedan por disputar.

El primero de ellos es hoy en Vigo

El de hoy se puede calificar como un partido algo trampa para los hombres de Zinedine Zidane. El motivo principal es que actualmente el Celta de Vigo no se juega absolutamente nada y seguramente quiera ofrecer un buen espectáculo a su afición, la cual, estará algo decepcionada como consecuencia de la derrota contra el Manchester United en Europa. Es por ello por lo que el hecho de salir sin presión puede ser un valor añadido para un equipo el de Berizzo que ya ha demostrado que puede llegar a jugar muy bien al fútbol cuando se lo propone.

El último duelo será en Málaga

Dentro del mundo del fútbol español se sabe que si se llega a este último partido seguramente el Málaga caiga derrotado. No queremos con esto decir que haya ninguna sospecha sobre los jugadores andaluces pero a nadie se le escapa que el entrenador de este equipo es Míchel que es sin lugar a dudas uno de los ilustres del Real Madrid. Por todo ello los aficionados al Barça saben que el hecho de ganar la Liga pasa porque el conjunto blanco caiga derrotado esta noche en Vigo ya que de lo contrario las opciones serán mínimas.