Es importante conocer cuáles son las características de esta raza antes de adquirir un cachorro

El bulldog inglés es un perro valeroso y combativo al que pocas veces se les ve llorar o quejarse. Según los testimonios de personas que han convivido con este animal, es un perro muy testarudo y versátil, que se adapta a cualquier circunstancia sin grandes contratiempos.

Los ancestros del Bulldogs son los mastiffs, que eran utilizados para hacer correr a las reses antes de llevarlas al matadero. Durante la Edad Media estaba de moda organizar enfrentamientos entre toros (Bulls) y estos perros, esta afición crecería con el paso de los años. Fue en el año 1835 cuando el Parlamento Británico prohibió estas peleas, aunque no fue sino hasta finales del mismo siglo cuando realmente disminuyó esa práctica. Fue por este motivo que esta raza casi desapareció.

Luego comenzó a ser criado como perro de exhibición. Se crearon modelos de animales con unas características más similares a las actuales. Fueron muchos los perros famosos en aquella época y llegaron a ser pequeñas celebridades. Fue tal la popularidad que la moda de exhibir a estos perros dio el salto a Estados Unidos.

En la actualidad el Bulldog Inglés es un perro robusto, compacto, potente y ancho. Tiene una cabeza grande si se compara con el resto del cuerpo. La piel es suelta y arrugada, cayendo en pliegues desde la cara. Es de hocico corto y ancho (lo que suele acarrear problemas de salud), con labios gruesos y colgantes.

Sus patas son cortas, fuertes y musculosas. Tienen cola corta y un pelo fino y espeso. Sus colores suelen ser uniformes o con manchas de diferentes tonalidades, que van desde el gris, pasando por café hasta el negro.

Es recomendable que los Bulldog Ingles cachorros comiencen a hacer ejercicios para que vayan desarrollando la musculatura y así aumente su capacidad respiratoria. Este ejercicio debe estar controlado, porque que no toleran un aumento de la intensidad debido a sus problemas respiratorios. Para evitar problemas, se aconseja a los cuidadores que no los expongan a altas temperaturas, ya que pueden sufrir desmayos.

Aunque es un perro robusto, necesita de muchos cuidados. Hay que lavarlo con delicadeza y todos sus pliegues deben ser secados para que no padezcan de picazones. Las arrugas de su cara y sus ojos deben ser tratados todos los días para que no se infecten.

Cómo elegir un buen ejemplar de Bulldog Inglés

Antes de adquirir un cachorro lo mejor es contactar con criadores Bulldog Ingles de confianza como los que se pueden encontrar en Bulldogtribe. Allí se aconseja que la edad mínima para comprar un cachorro es la de dos meses. Y la mejor edad es  entre los tres y los cuatro meses.

Debido a que esta raza está propensa a tener muchas enfermedades, a continuación se elaborará una lista con las características a tener en cuenta antes de adquirir uno. Son puntos esenciales que ayudarán a disminuir la incidencia de enfermedades en adultos.

  • Los cachorros deben tener la piel suelta y ligeramente arrugada. Esto significa que las arrugas de la cabeza y cuerpo no tienen que ser excesivas ni pesadas (muy gruesas). Aunque los cachorros que tienen muchos pliegues son muy llamativos, no se debe caer en la tentación de adquirirlos, pues a la larga pueden tener problemas dermatológicos más graves.
  • El tórax debe ser ligeramente “abarrilado”, lo que en el argot canino significa que las costillas son de costado redondo.
  • La nariz tiene que ser negra y sin despigmentación. Los orificios han de ser grandes para permitir una respiración tranquila y eficiente, para que así no padezca agitaciones cuando esté en reposo (existe una operación que se puede realizar para solucionar esto). La insuficiencia respiratoria que presenta esta raza se manifiesta a partir del primer año, por lo que, si antes se aprecian dificultades, hay que acudir a un veterinario para prevenir la aparición de alguna enfermedad.
  • Los ojos han de ser de color oscuro, limpios, brillantes y sin enrojecimiento. Los párpados deben estar sin cerrar ni enrollarse, ya que si esto ocurre puede ser signo de enfermedad (entropión). En los cachorros de esta raza ocurre con frecuencia el famoso “cherry eye” que es una bolsa enrojecida que sobresale en el ángulo interno del ojo. Hay que tener cuidado pues muchos cuidadores la cortan y con el paso del tiempo vuelven a salir.
  • Las orejas deben ser pequeñas y no pesadas (gruesas), situadas al borde superior del cráneo, lo más alejada posible entre ellas y los ojos. A esta raza nunca se le cortan las orejas. Hay que tener cuidado de que no las traigan pegadas al rostro, pues esto cubriría su forma original.
  • La cola debe ser corta, aunque no demasiado y por ningún motivo debe estar encajada en el cuerpo, pues esto es un indicador de graves problemas de salud en la adultez. La cola ideal debe ser recta y redondeada, tipo zanahoria. Se aceptan pequeñas desviaciones, pero estas deben ser leves para que no se deforme en el futuro.