La ciudad de Barcelona rindió hoy 17 de agosto, un emotivo homenaje a las víctimas de los ataques terroristas de hace un año, que se cobró 16 vidas y dejó heridas a cientos de personas, en unos de los atentados que quedarán para siempre grabados en el recuerdo de los supervivientes de la tragedia.

Con la presencia del rey Felipe VI y la reina Letizia, el primer ministro Pedro Sánchez, la Alcaldesa Ada Colau y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, cientos de personas asistieron a la ceremonia del viernes bajo el lema “Barcelona: Ciudad de la Paz” en la Plaza de Cataluña, cerca de Las Ramblas.

Aproximadamente 150 personas, entre supervivientes y familiares de las víctimas, se sentaron en las primeras filas del evento, seguidos por los políticos y los reyes.

La presentadora del homenaje, la periodista Gemma Nierga, leyó un discurso en el que destacó el trabajo de los servicios de emergencia y los cuerpos de seguridad de hace un año.

En medio de una fuerte presencia policial de los Mossos d’Escuadra y la Guardia Urbana, la ceremonia oficial ​​comenzó a las 10:30 a.m. hora local, con la presentación de 15 jóvenes violoncelistas, interpretando “El Cant Dels Ocells” (La canción de los pájaros) de Pau Casals, que se ha convertido en una oda a la paz en Cataluña.

Barcelona conmemora a las víctimas del 17-A

Seguidamente, ocho jóvenes de diferentes religiones, dieron lectura a fragmentos del poema “Devotions Upon Emergent Occasions” del poeta metafísico inglés John Donne, del siglo XVI , los cuales fueron recitados en ocho idiomas y hablados por las víctimas de los ataques, en catalán, español, portugués, francés, inglés, italiano, alemán y holandés.

Alrededor de 50 niños estudiantes de música, interpretaron populares canciones internacionales de paz, como “Imagine” de John Lennon, y “Qualsevol nit pot sortir el sol” de Jaume Sisa.

La tensión política también estuvo presente, después de semanas de incertidumbre sobre si el monarca y Jefe del Estado asistiría a las conmemoraciones. Por su parte, las organizaciones separatistas organizaron sus propias ceremonias para evitar estar al lado del rey.

Los familiares de las víctimas de los atentados de Barcelona y la vecina localidad costera de Cambrils, pidieron una “tregua” en el conflicto político.

Los miembros de las comunidades musulmanas, portaron pancartas promoviendo la coexistencia pacífica.

Antes de la ceremonia, las autoridades regionales catalanas, los políticos y los familiares de las víctimas, habían colocado un tributo floral en el lugar donde finalmente se detuvo la furgoneta alquilada, que Younes Abouyaaqoub conducía y con la que mató a multitud de peatones en el punto turístico de Las Ramblas. Cabe recordar, que el atacante marroquí también asesinó a un joven a puñaladas para robar su automóvil.