Hace un año, el Gobierno Español decidió incluir en el PIB (producto interior bruto) dos nuevas actividades relacionadas con la prostitución y las drogas. Esto supuso que, en el cálculo del Producto Interior Bruto, las estadísticas y metodología rebajaron el ratio del déficit y de la deuda pública.

PIB prostitución

El PIB, es el indicador que utilizamos para explicar el tamaño y la evolución económica de un país concreto durante un tiempo determinado.  Esta magnitud macroeconómica, se calcula en base a una serie de variables. En 2016, se produjo un cambio estadístico y se acordó que esta cifra recogería el impacto de las drogas y la prostitución en la economía.

Con el cambio de la fórmula para calcular el PIB, se prevé una bajada del déficit en unas tres décimas y un efecto inmediato en las grandes cifras económicas.  Podríamos afirmar que la actividad de las prostitutas y  Girlsbcn Escorts, ha servido para cumplir y salvar así la economía española. El Gobierno estima que la economía española ha crecido un 3,2% en 2016 y prevé una proyección en su crecimiento del 2,5% en 2017.

Controversia un año después de la decisión

Un año después de la toma de decisión, son muchas las voces que piden a gritos una regularización de la profesión más antigua del mundo. Se plantean dar un paso más y regular la actividad de las prostitutas y Girlsbcn Escorts para que puedan pagar sus impuestos y cotizar a la Seguridad Social como el resto de trabajadores autónomos en España.

Ya en 2015, un juez de lo Social de Barcelona, reconoció una sentencia donde se hablaba de los derechos laborales de las prostitutas. Fue un fallo pionero ya que nunca nadie había reconocido el carácter laboral de la prostitución, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Esta sentencia no es firme pero hay muchas personas que luchan por que lo sea.

En países Europeos como por ejemplo Holanda, esta actividad tiene una regulación completa de la prostitución como actividad comercial lícita, permitida y reglada por el poder Ejecutivo. Por el contrario, en el caso de los suecos, lo consideran una actividad denigrante y dañina para la sociedad y persigue a los consumidores o clientes de dicha actividad.

No sabemos con certeza lo que pasará en nuestro país finalmente, pero lo que sí tenemos claro es que la polémica estar servida.