En el marco de la legislación española se reconoce el ocio y la cultura como un derecho al que todas las personas deben tener acceso. En este sentido, existen empresas dedicadas a garantizar el disfrute de este derecho a las personas con  discapacidades sensoriales.

ciegos

Así, la subtitulación para sordos y la audiodescripción para ciegos se han vuelto práctica común en los distintos canales audiovisuales. Sin embargo, cada una de estas técnicas posee sus desafíos particulares. Por ejemplo, la subtitulación, debe aplicarse en 100% de la programación, ya sea que se trate cine o televisión.

Por su parte, las personas con discapacidad visual sólo precisan de la audiodescripción para aproximadamente 35% del contenido audiovisual total. Cifra que corresponde a películas, series y documentales, excluyendo otros contenidos como música, programas informativos, concursos y debates.

En este contexto, la audiodescripción proporciona datos sobre paisajes, vestuario, decoración y actitudes de los personajes. Describiendo así, todo aquello que las personas con discapacidad visual no pueden percibir.

Con la ayuda de la audiodescripción, las personas con discapacidad visual pueden disfrutar a cabalidad del contenido de cualquier producción audiovisual. Además, los beneficios de la audiodescripción se han extendido a otros sectores. Por ejemplo, personas con discapacidades cognitivas y miembros de la tercera edad.

Este tipo de técnica no sólo permiten al espectador con discapacidad visual, prescindir de acompañantes para disfrutar de películas y series. También garantiza que la información llega a la persona en tiempo real. Es decir, sin necesidad de deducir los acontecimientos a través del contexto. Esto mejora significativamente la experiencia para esta comunidad de personas.

En España, existen compañías especializadas de la talla de Trágora, la cual ofrece completos servicios de audiodescripción. Desde la creación del guión, hasta la locución y edición del mismo. Con presentaciones en diferentes formatos e idiomas.

La calidad de su trabajo se basa en la experiencia obtenida a lo largo de más de doce años de servicio continuo. Además, esta empresa cumple adecuadamente con la Norma UNE 153020:2005 de audiodescripción profesional. Todo ello para ofrecer guiones y locuciones que garantizan el cumplimento de las leyes y la satisfacción de los espectadores.

Confección del guión para audiodescripción

La confección del guión es un paso muy importante, pues este marca la pauta a seguir en la subsiguiente grabación de la audiodescripción. Así, el proceso entero depende de la correcta elaboración del guión.

Comúnmente este tipo de trabajos es llevado a cabo por un audiodescriptor. Este se encarga de elaborar descripciones claras y acordes a la edad del público objetivo. Las descripciones realizadas deben brindar información esencial sobre el contenido sin sobrepasar ni saturar el tiempo disponible.

Una vez creado el  guión, este pasa a un proceso de revisión por parte del audiodescriptor. En este punto, el guión también se encuentra disponible para la consideración del cliente. Luego de realizados los cambios señalados y corroborada la extensión del texto, entonces se procede a grabar el audio.

En caso de contenidos con pausas extremadamente cortas o escasas. Será necesario valorar entre reducir las descripciones o realizar una audiodescripción extendida.

Por otra parte, en caso de programación audiovisual en idiomas distintos al requerido, es posible solicitar la traducción del mismo. Pues, contratar servicios como Trágora permite el acceso a otro tipo de servicios de utilidad, como la traducción de contenidos. De esta forma, se pueden obtener audiodescripciones desde su idioma original a cualquier lengua que se requiera.

Entre los idiomas ofrecidos por Trágora se encuentran español neutro, inglés, alemán, francés, italiano, portugués, vasco y catalán, entre otros. Estos están disponibles tanto para la traducción de contenidos audiovisuales como para la posterior locución de las descripciones.

Grabación y locución de la audiodescripción

Tras la confección del guión, el locutor seleccionado realiza la grabación del mismo. Dicha grabación se lleva a cabo en un estudio profesional a fin de garantizar la calidad del audio. En este sentido, las empresas reconocidas como Trágora son la mejor opción.

Para cubrir las necesidades puntuales del proyecto, el cliente puede elegir entre una exclusiva selección de locutores profesionales.No solo se trata de locutores profesionales, además, ofrecen los precios más competitivos del mercado. Aunque se recomienda elegir la voz que mejor se adapte al estilo del contenido a grabar.

Tras la grabación de la audiodescripción, se realiza una revisión general del audio. Esto con la intención de evitar inconsistencias en el tono, cadencia y ritmo del locutor. De ser necesario, el locutor deberá grabar nuevamente las descripciones. Esta revisión permite a su vez, verificar la duración de las descripciones en relación a las pausas y los tiempos del contenido original.

Para finalizar, las pistas de las descripciones son sometidas a un riguroso proceso de ecualización. Con esto se consigue ajustar el volumen y nivelar las ondas de audio con respecto al audio del video original. Lo anterior garantiza la mejor calidad en cada entrega.