En el verano, el cuidado de tus manos y pies tienen un gran protagonismo, por lo que, necesitan muchos cuidados. Por eso, debes contar con la ayuda de una lámpara led de uñas, un secador de uñas, una manta eléctrica y un calienta pies para su cuidado. Utilizando estos aparatos, los cuidarás de los daños que produce el frío invierno y de la sequedad en el caluroso verano.

Las manos, nuestra presentación

El tener unas manos maltratadas, nos hace parecer mayores y descuidadas en cuanto a nuestra apariencia. Por eso debes contar con los mejores productos, para mantenerlas sanas y hermosas. En este caso el secador de uñas, es tu mejor opción, ya que te ayudará a lucir un acabado espectacular.

Si buscas las mejores lámparas led de uñas debes elegir con sabiduría, las puedes encontrar en distintos tamaños, formas y colores. Estos pequeños aparatos, desprenden una luz que no perjudica ni tu piel ni tus uñas. Dicha irradiación es tan suave que casi no se nota, y tan solo cumplirá su función de secar.

Algunos modelos ofrecen una tecnología moderna, que sirve para que el proceso sea más rápido y de este modo los secados sean casi inmediatos. Además de eso ahorran energía y consiguen que el consumo de electricidad sea más bajo. La gran mayoría son silenciosos, y puedes ajustar el tiempo que quieras utilizarlo. De esta manera, tendrás la seguridad de que por ningún motivo lo dejarás encendido.

Estas herramientas son tan fabulosas, que puedes utilizarlas tanto para secar tus manos como tus pies. Son especiales para las chicas modernas, que les encanta tener sus uñas bonitas y siempre a la última moda.

Un lujo para nuestros pies

El uso de bolsas con agua caliente, para eliminar los dolores y las molestias, se ha revolucionado con la electricidad. Por esto, te recomendamos que utilizes una manta eléctrica, como una manera sencilla para proporcionarte bienestar, además de eliminar dolores insoportables.

Con sus almohadillas tan cómodas, aliviarás todas tus dolencias con tan solo la ayuda del calor. Al principio sentirás un leve dolor y molestia, pero al final todos los dolores desaparecerán.

Estas mantas están consideradas como un analgésico natural y son muy sencillas. Ya que tan solo están compuestas, por una almohadilla eléctrica. Además de usarse para el dolor, también las usan las personas en los periodos fríos de invierno, porque aportan calor al cuerpo.

Los vapores que sueltan estas mantas, aparte de aliviarte también te ayudarán a relajarte del estrés y las tensiones. Ayudando además, a las lesiones musculares, contracturas de las articulaciones o el síndrome del túnel carpiano.

Pies calientes, en el invierno

Si eres una persona que en el invierno pasa demasiado frío en los pies, tú solución está en un buen calienta pies. Con la ayuda de los mejores calientapiés eléctricos, mantendrás tus extremidades 100% calientes en esos incómodos días del invierno.

Si necesitas lo mejor para el cuidado de tus pies, debes elegir tu calienta pies fabricado con tejidos suaves para tu total comodidad. Esto es debido, a que con el material adecuado, ayudarás a que tus pies transpiren y se sientan cómodos.

Su uso es demasiado sencillo, tan solo debes enchufarlo y meter tus pies en los orificios destinados para ello. De manera casi inmediata, notarás como tus pies comenzarán a calentarse sintiendo un gran alivio y relajación. Además de eso, la mayoría de los calienta pies tienen un sistema inteligente, que permite apagarse cada cierto tiempo para evitar el sobrecalentamiento.

Lo mejor de todo, es que lo puedes usar diariamente sin ningún inconveniente, ya que no consumen mucha energía. Así que sí aún no lo tienes, no pierdas tiempo para adquirirlo, y con más motivos si el invierno está acabando con tus preciosos pies.

Importancia de mantener cuidadas las manos y los pies

Mantener cuidadas tus manos y tus pies, es algo que te ayudará para sentirte mejor contigo mismo. Es ideal mantenerlos hidratados y cuidados en todo momento. A continuación te mencionaremos algunos consejos para su cuidado:

  • Trata siempre de usar guantes, cuando realices actividades en el hogar como limpiar, lavar platos, entre otros.
  • Hidrata siempre tus manos y pies, con cremas que cuenten con activos que ayudan a controlar la humedad de tu piel.
  • No maltrates tu cutícula, solo empújala con cuidado hacia el nacimiento de la uña para evitar hacerte daños graves.
  • Mantén siempre tus uñas esmaltadas, son la mejor presentación.
  • De la misma forma que el rostro, los pies y las manos también necesitan una buena mascarilla. Es importante aplicarla una vez por semana, para una acción profunda.
  • Aplicate vaselina en los pies antes de acostarte, y luego ponte calcetines finos durante toda la noche.
  • Es necesario que una vez a la semana, dejes las uñas libres de esmalte de esta forma les darás un respiro.
  • Exfolia tus pies mientras estés en la ducha unas dos veces a la semana. Trata de centrarte un poco más en el área de los talones, que es la zona más reseca.