La legislación obliga al mantenimiento del agua de las piscinas en invierno, independientemente de que sean privadas o en comunidades, para ser utilizadas en verano

Las piscinas, ya sean privadas o en comunidades, son uno de los elementos más utilizados en verano. El calor hace que vecinos y propietarios utilicen la piscina para refrescarse en los meses en los que las temperaturas suben. Sin embargo, para poder disfrutar de la piscina en verano no sólo es necesario hacer un mantenimiento de la misma en el estío: es obligatorio hacer las revisiones y el mantenimiento de la piscina oportuno durante el invierno.

Este trabajo, denominado en el sector proceso de invernaje, debe ser realizado por una empresa especializada en el mantenimiento de piscinas, ya que un cuidado incorrecto puede generar problemas de salubridad y causar daños en la salud de las personas cuando utilicen la piscina.

Según explican desde la empresa especializada en el mantenimiento integral de piscinas UOB Pool, algunos de los síntomas que puede provocar un mal mantenimiento de la piscina y del agua de la misma son el surgimiento de irritación en la piel o en los ojos, al tiempo que también pueden causar problemas en el sistema respiratorio.

Estos síntomas pueden ser causados también por la incorrecta utilización de los productos químicos utilizados a la hora de limpiar el agua de la piscina, como el cloro o el pH, por lo que siempre hay que dejar en manos de expertos el cuidado de las piscinas para evitar males mayores.

En invierno hay que señalar que, aunque mucha gente lo desconoce, es obligatorio hacer un mantenimiento de la piscina según la normativa actual. Hace muchos años, el mantenimiento de la piscina en esta época se limitaba a vaciarla durante para ser rellenada de nuevo de cara a los meses de verano después de una limpieza integral de la misma.

En la actualidad, esta forma de trabajar está prohibida en la mayoría de las autonomías debido al elevado gasto de agua que conlleva, por lo que para realizar un vaciado de la piscina es obligatorio pedir un permiso especial en los ayuntamientos. Para llevar el mantenimiento de la piscina en invierno han surgido diversas técnicas y productos que permiten garantizar la salubridad del agua y el buen estado de la piscina durante estos meses sin tener que vaciar la misma, reduciendo los costes que conlleva este antiguo sistema.

Tareas de mantenimiento más comunes en piscinas en invierno

Entre las tareas de mantenimiento que hay que realizar en invierno de una forma especializada se encuentran, según detallan desde la empresa UOB Pool:

  1. Limpiar el vaso de la piscina. El fondo y las paredes de la piscina tienen que estar siempre limpios. Para ello, las empresas utilizan robots electrónicos, normalmente de última generación, que garantizan la limpieza de los mismos. Al respecto, la empresa UOB Pool también distribuye y suministra las principales marcas limpiafondos automáticas para piscinas.
  2. Tratamiento del agua. Como no podía ser de otro modo, controlar el estado del agua es clave para que una piscina pueda ser utilizada y mantenga los niveles mínimos de salubridad. Desde la empresa UOB Pool realizan analíticas del agua de las piscinas, facilitando de una forma automática los valores del agua de la piscina. Para mantener el buen estado del agua se suelen utilizar herramientas como el invernador concentrado, que impide la formación de algas, hongos y bacterias.
  3. Mantenimiento de filtros, bombas, cloradores y equipos de desinfección del agua. Para asegurar el correcto funcionamiento de la piscina también hay que hacer un mantenimiento de todos los mecanismos que permiten llevar a cabo el mantenimiento. Por ello, revisar los filtros o las bombas, entre otros elementos de la piscina, también es importante a la hora de asegurar el buen estado del agua en invierno y en verano.

El clima también influye en el tipo de trabajos que realizan las empresas de mantenimiento de piscinas. Así, por ejemplo, en climas muy fríos y cuando baja el nivel del agua por debajo de los skimmers es conveniente vaciar las conducciones y el filtro, mientras que en climas más suaves es necesario poner en funcionamiento el filtro de una forma periódico para comprobar que funciona correctamente.

La solución de la cloración salina

Para mantener el agua desinfectada existe la posibilidad de utilizar lo que se denomina cloración salina, un sistema utilizado por UOB Pool desde hace más de 15 años, y que permite “tener el agua de la piscina desinfectada de forma automática sin tener que añadir nada más que sal al agua”, según explican los técnicos de esta compañía especializada en el mantenimiento integral de piscinas.