El despliegue espectacular de las luces navideñas en Vigo ha sido todo un éxito y causado un impacto altamente positivo en el campo hotelero y comercio en general, el boom y crecimiento en las ventas ha sido notable y es que es realmente hermoso el espectáculo lumínico.

La ciudad está de fiesta y el turismo y hotelería  aplauden con entusiasmo esta iniciativa y abogan por que se extienda un poco más allá de las navidades.

El Patronato de la Fundación Provigo  en la persona de su Alcalde Abel Caballero, promete considerar esta propuesta a petición de varias entidades y que se extendería hasta finales del mes de enero.

Por su parte otra voz se deja oír a favor de mantener las luces después de navidad tal es el caso del presidente de Hoteleros de Vigo, Jaime Pereira quien muy entusiasta dice que la ciudad ya está puesta en el ojo turístico nacional gracias al espectáculo de las luces navideñas y por supuesto totalmente está de acuerdo con la idea de extenderlas más allá de Diciembre.

Coincidiendo con Rubén Pérez, Presidente de Hoteleros y Comerciantes de Zona Náutico y  de igual opinión quien dejo entrever que la pista de hielo de la Explanada continuará hasta después de navidad.

Este planteamiento tiene sus detractores, ya que argumentan con razones también muy válidas y se basan en el hecho de que todo tiene su momento, que ya pasado el fervor de las fiestas decembrinas no asistiría tanta gente como en el presente porque las fiestas están en su máximo apogeo, por lo tanto disminuiría el flujo de turistas y habitantes en general.

Otros afirman que se volvería repetitivo y aburrido tener las luces más allá de las fiestas  navideñas y sugieren que quitarlas a tiempo sería lo más acertado evitando la pérdida de interés del público local y visitantes.

En el mismo orden de ideas, Itos Domínguez, Presidenta de Comerciantes y Hosteleros  del Casco Vello, afirma que ese éxito sin precedentes de las luces que atrajo tantos clientes y produjo unas ventas increíbles puede volverse en su contra, por lo que recomendaría tener cuidado con la medida de extensión de las luces en el tiempo.

En fin y como generalmente sucede hay disparidad de opiniones, eso es completamente normal y válido, también hay que tomar en consideración que en enero, como suele suceder en muchos países que celebran el día de Reyes, los comerciantes realizan sus jornadas de rebajas de sus productos, lo cual implica más ventas, como dice Víctor Fernández con optimismo y con la experiencia que posee, la gente va a comprar con luces o sin ellas.

En conclusión, se puede afirmar con total seguridad y sin temor a equivocación es que la iluminación de Vigo fue un éxito total.