La start up Podo es una de las empresas del sector eléctrico que ofrece unos precios más baratos gracias a una política de precios basada en la tecnología que permite acceder a la electricidad low cost

El sector eléctrico es uno de los que más ingresos generan en España. Y, al mismo tiempo, es uno de los gastos más elevados y recurrentes de las familias españolas. Todos utilizamos, de un modo u otro, la electricidad en nuestros hogares o en las oficinas en las que trabajamos. Por ello, reducir la factura de la luz muchas veces se convierte en un reto que todos nos hemos planteado en alguna ocasión. ¿Cómo lo podemos hacer? ¿En qué compañía podemos confiar?

Y es que la confianza es uno de los aspectos más importantes a la hora de contratar una tarifa eléctrica. Y ganársela no es sencillo, ya que el sector eléctrico es, junto con el de las telecomunicaciones, una de las actividades económicas que más suspicacias levanta entre los consumidores. Al respecto, desde la compañía energética Podo, una start up del sector de creación reciente, consideran que el de la electricidad es uno de los sectores que goza de una menor transparencia.

Para combatir esta falta de transparencia y ofrecer unas tarifas de precios “low cost” y reales al mercado nació precisamente Podo, una empresa que suma los 15.000 clientes y con un ritmo de crecimiento de 2500 contratos mensuales.

quienes han podido reducir su gasto energético en el hogar y ahorrar dinero en la factura. Una confianza que se han ganado también gracias a la agilidad y facilidad que ofrecen a la hora de hacer gestiones como, por ejemplo, el cambio de titularidad.

“Y todo ello con transparencia y pudiendo entender la factura que les llega a casa”, enfatizan desde la empresa. De hecho, este es uno de sus puntos fuertes y en lo que hacen incidencia desde esta compañía que, basándose en la tecnología y en la inteligencia artificial, ofrecen una factura sencilla y bien explicada. “Un cliente bien informado es un cliente que puede tomar las mejores decisiones”, explican desde esta empresa.

En cuanto a la forma de ahorrar en gasto energético, esta empresa ha apostado por la tecnología desde su nacimiento. Sin ella no sería posible. En concreto, los responsables de la empresa han desarrollado un algoritmo de inteligencia artificial que puede prever cuánto va a gastar de energía el cliente.

Para desarrollar este algoritmo, los profesionales de la empresa estudian los datos históricos del consumo en España “al que añadimos una variable de predicción, lo que hace que el algoritmo busque y aconseje la oferta perfecta a cada usuario”, explican desde Podo.

En este sentido, la compañía ofrece tres tipos de tarifas en función de los usos y costumbres de los clientes. En concreto, la empresa cuenta con el denominado producto Fijo de Podo, por la que el consumidor paga una cuota fija personalizada para el consumo anual de su hogar. Otra de las tarifas es la Flexi, una opción por la que el cliente sólo paga en función de su consumo. En este caso, es el propio consumidor el que puede elegir dos tarifas en función del periodo del día que más le interesa. Por último, la tarifa Flexi Tres garantiza que la potencia contratada sea siempre la optimizada y esté personalizada en función del consumo. “Una opción muy interesante para quienes tienen varias viviendas, locales u oficinas, ya que se pueden agrupar y gestionarse en una única cuenta”, destacan.

El precio que ofrece es posible gracias a que, al contrario de la mayoría de operadores, Podo adquiere la energía anualmente de manera que el precio de la misma no varía, ni al alza ni a la baja, para sus clientes. “A todo ello hay que añadir que la energía con la que trabajamos es completamente verde, ya que nuestra fuente es sostenible”, aclaran desde la empresa.

Por ello, si estás pensando en ahorrar en el gasto de la factura eléctrica es conveniente que te informes sobre Podo y te pongas en contacto con ellos. Los trámites son ágiles y sencillos, tanto para cambiar de tarifa como para hacer un cambio de titularidad, un esfuerzo que hacen para combatir contra la imagen generalizada que existe entre la población de que es prácticamente imposible cambiar de compañía sin pagar una sanción o un coste adicional.

Los motivos para hacer un cambio de titularidad pueden ser variados. No obstante, el más común es que los habitantes de un domicilia han cambiado, por la compra o el alquiler de la vivienda, y estos quieren optar por otra compañía eléctrica. Es una actuación que no tiene gasto alguno para el consumidor y que, si se hace con Podo, te puede permitir ahorrar mucho más dinero al mes en la factura eléctrica.