Un avión de la línea de Air Nostrum con destino Vigo-València, recibió la orden el viernes pasado de no despegar cuando ya rodaba por la pista del aeropuerto vigués de Peinador a unos 50 nudos (100 kms/h). Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), investiga el suceso luego que un controlador mandara a frenar el aparato.

Desde la torre de control se argumentó que el jefe a cargo no pudo observar que otra aeronave ya había iniciado la maniobra de aterrizaje; esto motivado a que la arboleda de los terrenos adjuntos no permitió la visibilidad del primer trecho de la pista.

Por eso se cambió el plan de vuelo y desde la torre se dio paso al avión que se acercaba al aeropuerto a pesar de haber dado previa orden de salida al vuelo Vigo-València.

El gestor aeroportuario indicó que se llevará a cabo la investigación respectiva como cualquier otro incidente de tránsito aéreo. Por su parte, Ferronats, la empresa responsable de la torre de control no dio declaraciones. AENA confirmó que el controlador al actualizar el plan de vuelo se dio cuenta de la situación y resolvió anular el despegue.

La aparente falta de visibilidad que citó el mismo fue confirmada por Aena quien tomará las medidas pertinentes; aunque saben que el aeropuerto posee cámaras que están dirigidas al principio de la pista y además asisten al controlador en un momento de emergencia.

Según el comandante, la orden de no hacer el despegue le tomó por sorpresa, pues no había peligro de que la nave arrancara.

Pero en la torre de control no habían percibido que esta ya estaba en marcha, mientras los controladores informaron por radio que la creían detenida en la cabecera del terreno. La intención fue dar paso al avión de Iberia que se acercaba a la pista. La rescisión no fue abortar la estrategia sino ordenar que no arrancara. Confusión como se dijo anteriormente le cargaron al punto ciego referido.

Por ello el comandante alertado por la instrucción mandó a frenar el avión y abortó su partida. La incomodidad fue mayor cuando supo que tal instrucción había sido motivada por el arribo de otra máquina al aeropuerto de Vigo.

Fuentes aseguran que no es la primera vez que sucede pero que en esta oportunidad el hecho trascendió públicamente.

La compañía Air Nostrum, ratificó que la torre de control sí mandó a detener el avión que volaba hacia Valencia a unos 50 nudos. No ahondó en detalles, ni comentó el motivo que argumentó el controlador sobre la falta de visibilidad por culpa de la arboleda anexa. Este incidente retrasó el vuelo en unos 40 minutos, proporcionándole a la tripulación y los pasajeros un gran susto e incomodidad.