Parece ser que el pico del coronavirus no ha llegado a su fin, y es que las muertes diarias siguen sumando como si no tuviese fin. En las últimas 24 horas se han producido más de 769 muertes, un número alarmante que preocupa a locales y extranjeros.

Todo esto suma a 4858 los muertos según las cifras oficiales, mientras que hay más de 64.059 fallecidos, un número no menor y que pone al país en uno de los primeros lugares en cantidad de casos en todo el mundo.

Parece ser que las medidas de emergencia tomadas por el presidente Sánchez no han sido tan oportunas.

Aunque aún no se ha llegado al punto superior del brote, el día de ayer aumentó un 14%, siendo el número más bajo en las últimas dos semanas. Podría llamarse una buena noticia, aunque sigue siendo una cifra demasiado alta.

Lo que no es una buena noticia es que más de 9.444 sanitarios están infectados del Covid-19, siendo este un tremendo problema, ya que tendrán que ser atendidos, aislados y buscar personal nuevo para poder atender a los demás casos.

Por este motivo es que el decreto de alarma será aumentado hasta el 11 de abril y es muy probable que continúe así al menos durante un mes. La situación es demasiado grave y requiere medidas extraordinarias.

Un ejemplo de estas acciones es que el ejército hará una desinfección profunda de más de 90 hospitales y 900 residencias donde viven adultos mayores, las personas con mayor riesgo.  Es una medida que se espera que se siga expandiendo por todo el país.

Aún no se sabe qué estrategia planea el gobierno para solucionar el problema de los sanitarios. Es normal que después de que estén expuestos a semejante riesgo, muchos se contagien, pero el número es demasiado grande.

Se dicen que están reclutando a profesionales de la salud de otras latitudes y están pidiendo a estudiantes de último año de la carrera y personal jubilado que presten apoyo a los afectados. Esto podría ser una solución, aunque hay que decir que una vez que empiecen a trabajar un porcentaje de ellos se verán afectados.

Sin embargo de alguna manera se tendrá que trabajar para darle respuesta a tantos necesitados. A pesar de que el sistema de salud y sanitario de España es uno de los mejores de Europa, no ha podido ser suficiente ante la magnitud del coronavirus. Su fácil contagio ha sido el detonante final.

Hay que estar unidos y acatar el confinamiento a como dé lugar. Si todos prestan su apoyo paulatinamente se podrá controlar la situación. Se avecinan tiempos complejos en el país.