Por término medio, el FCC realiza mensualmente trabajos de limpieza en edificios y espacios públicos, más o menos unos 13, por pintadas que acaban dañando los edificios. Aunque se estima que esta cifra se verá reducida con el lanzamiento de un nuevo programa.

La mayoría de los graffiti se pueden encontrar en áreas recreativas, donde se han realizado 551 graffiti en tres años y medio.

La paulatina reconstrucción del casco antiguo y las periódicas incursiones del personal del FCC en el centro de la ciudad, han supuesto una importante reducción de las desagradables zonas de color que en su día dañaron los enclaves del centro de la ciudad.

Ahora son mucho más específicos y se retirarán al cabo de unos días, con la excepción de las zonas afectadas por conflictos competitivos como el sector náutico, con el fin de evitar daños a las zonas afectadas.

Sin duda alguna, la ampliación del programa Ciudad Colorida de Vigo que se llevará a decenas de muros y paredes ya rehabilitados ha tenido un efecto corrector, aumentando el respeto por el espacio público y fomentando un mejor aprovechamiento de los muros vacíos, pero la comunidad sigue teniendo media docena de plazas asociadas a la vida nocturna donde se repite el uso de la pintura sobre suelos de piedra, mobiliario público o paredes de edificios vecinos.

El equipo especial de dos empleados de FCC ha eliminado un total de 551 pintadas en los últimos tres años y medio, una media de 13 en meses y unas tres veces a la semana.

551 pintadas retiradas en tres años y medio en Vigo

Se trata de un esfuerzo continuo, aunque el volumen total de estas actividades ha descendido en los últimos años

“Desde que desarrollamos el programa de arte urbano en los muros cortina, el número de graffitis en Vigo ha disminuido”, concuerda Abel Caballero, señalando que en 2015 se realizaron 203 intervenciones y que el año siguiente se redujeron a 160 y el año anterior a 123.

Este año su ritmo es el mismo, de enero a finales de julio, se grabaron 65 graffitis. El área total limpia fue de 303 metros cuadrados. Este número está disminuyendo de año en año, pero los vándalos continúan pintando las paredes, las persianas, los bancos, los cubos de basura, los cubos de basura, la publicidad al aire libre o las ventanas.

Los datos muestran que estos comportamientos no civiles siguen estando estrechamente ligados a la vida nocturna, ya que la lista oficial de zonas donde la limpieza es más frecuente es la Praza da Estrela, O Berbés, Zona del Náutico y Teófilo Llorente, seguidos de Rosalía de Castro y Cánovas del Castillo.

La empresa de limpieza es también la más popular de las “lonas” de vándalos y aplica protección anti-graffiti en estas áreas, creando una superficie protectora en la piedra que evita que la pintura se adhiera y facilita su eliminación.

Hasta ahora, los dos métodos más comunes para eliminar este tipo de pintadas han sido las máquinas de agua a presión y los disolventes que dañan determinadas paredes, así que se puede decir que Vigo ha dedicado mucho tiempo a probar las pinturas para comprobar su composición y producir cócteles específicos más eficaces y menos agresivos sobre las superficies más sensibles.