Una noticia que ha impactado en Galicia donde habitan las víctimas de un grave delito sexual que afecta a Laura, una joven de escasos recursos, de procedencia muy humilde y que presuntamente desde los 16 años ha estado siendo blanco de abusos, junto con un pariente de escasa capacidad intelectual, de 20 años de edad, por parte de un fraile franciscano de la comunidad.

El presunto agresor se trata del fraile franciscano del Camino de Santiago, identificado como José Q. A, perteneciente al Santuario de O. Cebreiro.

Las investigaciones que se han adelantado en torno a este bochornoso acto indican que el sujeto posteriormente a cometer los hechos, les entregaba dinero a estas dos personas con frecuencia, lo que hace sospechar que el dinero provenía del cepillo del templo mítico en la ruta jacobea.

Los investigadores han logrado recabar gran cantidad de información respecto al modus operandi de este sujeto, para lograr favores sexuales de estas dos personas con escasa capacidad cognitiva, de lo cual sacó provecho para conseguir sus bajos propósitos.

El fiscal que lleva el caso describe los primeros acercamientos que realizó el sujeto con la joven, que para el momento contaba con solo 16 años y era una menor de edad.

El mismo tenía una vivienda en Ourense donde solía llevar a la joven para los encuentros sexuales y también en la sacristía del templo pre románico de O Cebreiro, fundado en el año 872 y lugar donde se custodia uno de los presuntos santos griales del catolicismo.

El religioso no tuvo opción alguna para negar los hechos, debido a que en su teléfono poseía un total de 250 fotos, entre las cuales aparecía la joven completamente desnuda en el templo.

Con relación a los hechos cometidos contra el primo de  la joven,  este acompañó a la pareja en una oportunidad a la casa de Ourense, donde el fraile le pidió que se acostara desnudo con la joven para tomarle fotos.

En las primeras declaraciones formuladas por el fraile admitió haber cometido los delitos, pero a su vez acusó a la joven de haberlo incitado a la tentación.

El fiscal pide para José Q., además de una pena de 17 años de cárcel, una orden de alejamiento mínimo de 500metros de la joven y prohibición de comunicarse con ella por 12 años y una indemnización de 9000 euros.

En el caso del joven abusado, primo de Laura y discapacitado en su área cognitiva, el fiscal exige una pena de tres años de alejamiento y 200 euros de indemnización por daños morales.