El Hospital Álvaro Cunqueiro (HAC) de Vigo ha enviado un informe al tribunal sobre el caso de un bebé que fue ingresado el lunes pasado después de su parto.La madre, que responde a las iniciales TMD, de 33 años de edad,.

El servicio de Urgencias Sanitarias de Galicia informó que el lunes 10 de diciembre recibió una llamada a las 2:00 pm, para requerir asistencia médica en un hogarDos ambulancias, una asistencial y otra medicalizada, se dirigieron al lugar y procedieron a llevar a la madre junto con el bebé al Hospital Alvaro Cunqueiro. El pequeño falleció antes de ingresar al centro hospitalario, según lo confirmado por Sergas.

De acuerdo con información de algunas fuentes, la investigación judicial se originó el pasado lunes después que la propia madre concurriera al juzgado de guardia para tramitar la autorización para la sepultura del recién nacido muerto en el parto. Fue en ese momento y tras preguntarle motivos de la muerte, cuando ella explicó los detalles sobre el nacimiento del bebé.

La peor consecuencia ha resultado de la decisión de los padres de que el nacimiento se efectuara en su casa, llevándose a cabo sin el apoyo de ningún profesional de la salud, según información de los trabajadores del 061 que asistieron al lugar.

Según resultados del informe médico preliminar, el bebé habría perecido por hipoxia, tras permanecer sin oxígeno durante algunos minutos durante el alumbramiento.

Las fuentes de la Corte Superior de Justicia de Galicia han declarado que el informe del centro de salud llegó a la corte de guardia número 5 de Vigo, y pretende ser inhibida ante la corte número 4 por la fecha en que ocurrieron los hechos.

Por ahora no existe ninguna denuncia contra la madre y se ha prohibido la incineración o entierro del cuerpo del bebé, por si se necesitan efectuar otros análisis forenses.

El parto en casa era lo usual hasta la primera parte del siglo XX, cuando las mujeres comenzaron a ir al hospital. Aproximadamente 30 mujeres en Galicia dan a luz en el hogar.El parto en casa no es para todas las mujeres debido a los altos riesgos asociados con el procedimiento.

Algunos ginecólogos no son partidarios de los partos en casa. El parto en el hogar puede ser una opción si se cumple con algunos criterios importantes, como el excelente estado de salud de la madre, sí está esperando un embarazo sin complicaciones, un buen seguimiento ginecológico, que el feto no se encuentre en posición podálica y si vive cerca de un hospital en caso de que necesite ir allí. Tener a un bebé en casa también requiere trabajo extra de parte de la madre y necesitará encontrar una partera calificada para ayudar a minimizar los riesgos.