La moción de censura que presentó el secretario del PSOE y nuevo presidente del gobierno español, Pedro Sánchez a Mariano Rajoy, ha salido adelante con 180 votos a favor, 169 en contra del PP y CS, y una abstención, de Coalición Canaria. La moción de censura ha salido adelante con los votos favorables de ERC y el PDeCAT, además de Unidos Podemos, Bildu, PNV y  evidentemente del PSOE.

La votación culmina con la caída fulminante de Mariano Rajoy, fruto de la sentencia del caso Gurtel y sitúa como nuevo presidente español al líder del PSOE, que deberá tomar posesión en breve y nombrar un gobierno sustentado de momento, con tan sólo 84 diputados.

Sánchez prestará juramento el sábado a las 11 horas, ante el Rey Felipe VI, en el Palacio de la Zarzuela de Madrid y designará a su gabinete en los próximos días.

El resultado de la votación implica la investidura automática de Sánchez y la destitución de Rajoy y de su ejecutivo, que queda en funciones hasta que se consume la toma de posesión.La presidenta del Congreso, Ana Pastor, trasladará este mismo viernes el resultado de la moción al rey Felipe VI, que la sancionará para que sea publicada en el Boletín Oficial del Estado en forma de decreto de nombramiento.

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se dan la mano tras la moción de censura

Ha sido la cuarta moción de censura por parte del Parlamento que se presenta en democracia y la primera que triunfa, para poner fin al gobierno de siete años de Rajoy.

Rajoy ha pedido la palabra para despedirse con un discurso breve desde su escaño, en el que dijo: “dejo España mejor de lo que la encontré y deseo que Pedro Sánchez pueda decir lo mismo en su momento”.

Entre sus retos, están mantener las alianzas que lo han situado en La Moncloa bajo el examen de Podemos y de las formaciones independentistas, que este jueves le pidieron “diálogo” y el inicio de una nueva era en el debate sobre la crisis territorial.

Sánchez y su partido son partidarios acérrimos de la UE. Este hombre de 46 años, ahora toma el timón de la cuarta economía más grande de la eurozona, en un momento en que la Unión Europea tiene que resolver numerosos problemas, incluida la inminente partida de Gran Bretaña del bloque y las tensiones políticas sobre las decenas de miles de inmigrantes que vienen desde el continente de África del Norte.

Sánchez dijo que tenía la intención de convocar elecciones antes del final de este período parlamentario, en 2020, pero no anticipó cuándo. Probablemente querrá dejar su marca, con algunas políticas generales antes de ir a las urnas.